Mis lecturas favoritas de 2017.

Este año, además de muchas lecturas, me ha traído mucho caos en ellas. Uno de mis propósitos para el año que viene es ser más ordenada, así que si tenéis consejos, ¡¡soy toda oídos y ojos para leeros!! Soy una especie de caos absoluto, leo varios libros al mismo tiempo, uno para cada momento, y…

Notas de lectura: “Grieta”, Natalia Litvinova, Gog y Magog, 2012.

Encontré « Grieta » en la librería latinoamericana Cienfuegos, en el barrio de Bastille en París. Uno de esos lugares que son casas intermitentes. Misteriosas. Cerradas o abiertas. Refugios de puertas camufladas. Fue un indicio. El mundo de Natalia Litvinova es el que se encuentra al borde del abismo, del cambio, de lo desconocido, del precipicio. Con…

DECLARACIÓN DE INTENCIONES.

MALDITOS NORTES Antes de nada, me gustaría verbalizar un pensamiento que me ronda por la cabeza desde hace meses, como una especie de “malaise” a partir de la observación de la blogosfera, los suplementos culturales y las revistas online, sobre todo de España. Llamaré a este malestar “anglofilia” y algunas veces “yanquifilia”. Me refiero a…

Paisaje III: Ecos na catedral (IV).

Amé todos los nombres y olvidé el alfabeto; sólo entonces reconocí mi rostro.   Del poemario “Paisajes para un cántico”, Ediciones Torremozas, Diciembre 2016.

Paisaje II: Resistencia pacífica.

Aguantamos aquí como animales debajo de las plantas, extendidas al sol, las pieles, en el barro, entregan por ofrenda las heridas al calor. Un silencio de pájaros anuncia la sencilla marejada.   Si el día se acabase o el tiempo fuera anónimo, si fuese la arboleda un cálido disfraz y si llegase el miedo  …

Paisajes 1: Canción a la alegría.

No tengo tangos para darte todo, para gemir el alma de gárgaras tristísimas; no tengo el amuleto de palabra, ni la danza, ni el hilo, ni zapatos, ni dientes ni cerezos que digan que tú, milonga de ojos pardos, habanera de azules, no quemaste mi invierno arrodillando el verso a cada piel que yo te…

Mi 2016: Luchar para redefinir el tiempo.

  Como (casi) cada año, y a veces en contra un poco de mi propia voluntad, he decidido tomarme el día con un poco de tranquilidad entre todo este espantoso trajín navideño para continuar la tradición y hacer balance de este año que se termina en unas horitas. Voy a contaros primero una anécdota. Las…